Tipografía; Serif vs Sans Serif

· 30 de septiembre de 2019

La difícil elección de tipografías

¿Por qué es tan importante elegir la tipografía correcta? Se trata de escoger el aspecto que le quieres dar a tu marca. Hablamos de la primera impresión, de algo reconocible, de asociar esa fuente a tu marca. Algunas fuentes son más informales y expresivas, mientras que otras son más serias y formales. Elegir la fuente incorrecta puede cambiar por completo la personalidad de una marca.

A continuación os mostramos una imagen creada por Lingo en la que podemos ver logos famosos y consolidados con la tipografía Comic Sans, una fuente informal y muy criticada.

Con esta imagen comprobamos como puede llegar a afectar la tipografía a la imagen corporativa. Aunque en este caso es muy exagerado, ya que tenemos asumido el logo original.

Entonces, ¿por donde empezamos con nuestra elección de fuentes?

Para elegir correctamente una fuente, debemos tener clara la esencia y la imagen de nuestra marca. Nunca escogeremos la misma tipografía para una marca de ropa infantil que por ejemplo para un bufete de abogados. Antes de poder elegir una fuente específica, debemos comprender las diferentes categorías de fuentes. Si bien hay un montón de categorías diferentes, como script, display, gótico, las dos categorías principales son serif y sans serif.

Serif vs Sans Serif: ¿Cuál es la diferencia?

La denominada serifa es un trazo decorativo que termina el extremo de los «pies» de las letras. Cuando hablamos de sans serif o palo seco, nos referimos a que no aparecen estas serifas. La distinción es sencilla. Pero, ¿hay una mejor que la otra? A priori, la respuesta sería que no. No es una mejor que la otra, pero si que hay situaciones o proyectos en las que la serif es una opción más aconsejable, o a la inversa.

La evolución de las tipografías

En la antigüedad siempre se utilizó la serif, pero con el tiempo, la evolución de las técnicas y la modernización del diseño, las tipografías sans serif han cogido mucha fuerza. Y es que en los últimos años podemos observar todo tipo de proyectos con tipografías palo seco que hace varios años ni se hubieran planteado. Siempre se ha dicho que para largos textos, o libros completos la tipografía con serifas era más cómoda para la lectura. Hoy por hoy se sigue teniendo en cuenta esta cuestión, pero no de manera férrea. En la actualidad las tipografías ornamentales apenas se usan, excepto en proyectos concretos que requieren mucha decoración. Un muy buen ejemplo de la evolución de las tipografías es la imagen corporativa del metro de Londres. Que siempre ha mantenido su estética, y después de un siglo sigue siendo todo un símbolo.