RGB y CMYK; ¿cómo convertirlos?

· 16 de abril de 2018

Hoy desde Sherpa queremos contaros la importancia de los modos de color. Hoy hablamos sobre de RGB y CMYK.

¿Qué es el RGB?

El codigo RGB es un modelo de color reconocido a nivel internacional. Este modo tiene su base en los tres colores primarios rojo (Red), verde (Green), y azul (Blue).
Cuando hablamos de RGB estamos hablando de un modelo basado en la “síntesis aditiva” es decir: es posible representar cualquier color por medio de la suma de los tres básicos. Sobreponiéndolos uno sobre otro obtenemos el color blanco. Este modo de color es el que se utiliza habitualmente en pantallas y monitores y su gama de colores posible combinando los tres primarios es muy amplia.

¿Qué es el CMYK?

El acrónimo CMYK indica un modo de color conocido también como cuadricromía. Los colores a los que se refiere son Cian (Cyan), Magenta (Magenta), Amarillo (Yellow) y Negro (Key black). Este modo de color se conoce como sustractivo. Este sistema de colores es el que se utiliza en la impresión, y funciona de manera contraria a la de los monitores ya que sumando el 100% de cada color obtenemos un negro impuro, similar al marrón oscuro. Y combinando los cuatro colores con diferentes intensidades podemos crear cualquier tonalidad del espectro visible.

Modo de color en nuestros archivos

Cuando preparamos un archivo para su producción impresa, una cuestión muy importante a tener en cuenta es el modo de color del archivo. Ya que lo que nosotros apreciamos en la pantalla no se puede plasmar en soporte impreso. El espectro visible del CMYK es más pequeño que el de RGB, por eso, para no llevarnos una desagradable sorpresa en el resultado de nuestro trabajo es conveniente asegurarnos de que nuestros archivos están en CMYK. Así lo que visualizamos en el monitor será lo más aproximado posible a la realidad impresa. Cuando los trabajos a realizar son complejos y tienen colores delicados, es conveniente realizar pruebas de color previamente, para asegurarnos de que el resultado final será el correcto.

Conversión RGB y CMYK

Para asegurarnos de que el resultado que obtendremos será óptimo, llevamos a cabo una serie de procesos que nos aseguran el éxito. En el caso de las imágenes, las tratamos con Photoshop. Abrimos la imagen > Modo > CMYK observaremos un ligero cambio en pantalla.

En programas como Illustrator, si creamos un archivo nuevo podemos especificar que modo de color queremos, y si en otra ocasión ya tenemos el archivo hecho en RGB y debe estar en CMYK haremos lo siguiente: Archivo > Modo de color del documento > CMYK

Desde Sherpa nos encargamos de que tus archivos lleguen a imprenta con la mejor calidad y las características óptimas para su producción. No dudes en contactar con nosotros para llevar a cabo tus proyectos sean grandes o pequeños.