¿Qué gramaje elegir para cada trabajo?

· 05 de marzo de 2019

Elección apropiada del papel

Cuando decidimos iniciar un proyecto, debemos tener en cuenta una serie de factores. En su momento os hablamos de la importancia del soporte de impresión. Hoy queremos ampliar la información y hablaros específicamente del gramaje. Y lo más importante, de la elección del gramaje para según que trabajo. Y es que cada trabajo, cada proyecto, requiere un gramaje distinto. Las tarjetas y las portadas no pueden tener el mismo grosor que un interior de catálogo. Al igual que un catálogo no utiliza el mismo gramaje que una revista por ejemplo.

Desde 80 / 90 / 100 g/m2

Estos gramajes, de los más finos de las distintas gamas se usan habitualmente en proyectos con un volumen de páginas alto. Papelería corporativa (cartas, sobres, etc). Este grosor es de uso habitual para alimentar impresoras de oficina y domésticas.

De 130 / 150  g/m2

El uso de este gramaje es muy similar al anterior, con la condición de que se utiliza en trabajos con un número de páginas menor. Su uso habitual también se da en folletos, cartelería y otros productos publicitarios.

De 170 / 200 / 250  g/m2

En esta gama de gramajes, podemos incluir la impresión de folletos corporativos, catálogos de producto en formatos desplegables, carpetas, pósters, tarjetones, etc. También catálogos de hasta unas 50 páginas.

De 350 g/m2

Este gramaje es ideal para la utilización en tarjetas de visita, tarjetones, en carpetas portadocumentos y para portadas de libros y publicaciones.

De 380 / 400  g/m2

Cartulina gráfica ideal para aplicaciones de packaging, displays, etiquetas.

¿Grosor o peso?

Tendemos a mezclar estos dos conceptos cuando hablamos del gramaje. Y es que, técnicamente el gramaje de un papel es el peso de un metro cuadrado de este. Pero dos papeles que pesan lo mismo pueden tener grosores distintos. Los papeles brillo tienden a pesar menos, por lo que condiciona el resultado del trabajo impreso. Para medir el grosor del papel utilizamos un micrómetro. El micrómetro o tornillo de Palmer, es un instrumento de medida basado en el tornillo micrométrico. El micrómetro mide en centésimas de milímetros (0,01 mm) y de milésimas de milímetros (0,001mm) (micra).