Proceso de impresión; Imposición y plegado

· 02 de junio de 2020

¿Quién no ha tenido problemas intentando imprimir con nuestra impresora de casa o del trabajo? En algún momento de nuestra vida nos hemos enfrentado a nuestra impresora, a intentar imprimir por las dos caras. ¿Cuantas veces nos hemos encontrado la cara y el dorso en direcciones opuestas? Podemos pensar que imprimir en impresoras profesionales puede traernos los mismos quebraderos de cabeza, pero no es así. El proceso de impresión es muy distinto en este tipo de máquinas. Que es la imposición?

Primer paso, imposición

La imposición es el modo de distribuir las páginas de un libro u otra publicación impresa en el pliego de papel de la máquina de impresión. Por ejemplo si mi formato de máquina es SRA3 y el archivo que quiero imprimir tiene un formato A5. Entrarán 4 ejemplares por pliego. Para realizar la imposición es imprescindible conocer el tamaño del pliego y el sistema de impresión, ya que dependiendo de estos factores, se utilizarán distintas imposiciones. Se puede empezar por la imposición de 2 páginas hasta la de 32 páginas. Los tamaños de impresión en las máquinas más comunes son: 32×45 cm, 50 x 70 cm y 70 x100 cm, aunque con el avance de la tecnología digital esto está cambiando.

Cuando se van a imponer flyers, tarjetas de visita, o cualquier impreso que vaya cortado, la imposición es muy sencilla. Simplemente hay que buscar la manera de aprovechar al máximo el tamaño del pliego dejando entre ellos espacio para el corte de los elementos y marcas de control.

Cuando se imponen libros o revistas, las páginas se distribuyen en el pliego de impresión de una forma concreta (para luego poder plegarlos y que las páginas queden ordenadas correctamente), según un trazado creado previamente y en el que se incorporan las marcas de plegado, registro y corte; así como marcas de control del color e información adicional. A esta forma se le denomina pliego de máquina.

Imposición de trabajo de 16 páginas

Imposición cara A

Imposición cara B

Elementos de un pliego

El proceso de imposición lo realiza habitualmente la imprenta, ya que es la que mejor conoce sus máquinas, formatos y procesos.

El plegado

El plegado se realiza por medio de máquinas plegadoras que pueden ser de bolsa o de cuchilla, siguiendo un orden establecido de plegado. Normalmente se utilizan distintos módulos de plegado en serie y, en cada uno de ellos, el papel es plegado en una dirección distinta. Al finalizar este proceso, se obtiene el cuadernillo totalmente plegado y disponible para el siguiente paso a la hora de imprimir un libro.

Una vez realizado el plegado quedaría como en la siguiente ilustración, añadiendo múltiples pliegos obtendremos un libro; en cada pliego se acostumbra a poner en el lomo una marca o topo que ayuda a ver a simple vista si hay algún error en el alzado de los pliegos.

¿Tienes alguna duda sobre estos procesos? ¡Contacta con nosotros y resolveremos todas tus consultas!