Nuevas tipografías para el futuro

· 12 de noviembre de 2018

Nuevas tipografías para los dispositivos del futuro

El MIT, Monotype, Google y otras empresas investigarán sobre la legibilidad en los dispositivos cotidianos. Así podremos conseguir que los textos puedan «leerse de un vistazo» en cualquier dispositivo. Un nuevo consorcio encabezado por el laboratorio que se dedica a investigar la forma en que las tipografías, la legibilidad y otras cuestiones de diseño que afectan a los dispositivos que nos rodean.

¿Cuál es el objetivo del consorcio?

El objetivo del consorcio es ofrecer resultados experimentales y objetivos que vayan más allá del saber tradicional de los diseñadores de tipografías. Se realizan pruebas reales y en simuladores sobre legibilidad y adecuación de los textos a diversas condiciones (luz ambiente, reflejos, tamaños grandes o pequeños). Con cada vez más textos en dispositivos tan pequeños como un reloj o tan grandes como las imágenes de unas gafas de realidad virtual, esta iniciativa cobra gran interés. Como dicen sus impulsores: «De las tipografías para leer hemos pasado a las tipografías a las que simplemente echar un vistazo».

Letras con mucha historia

La famosa Times se creó en 1931 para renovar las clásicas de la época. Lo mismo sucedió con la Helvética en 1957 y ambas han llegado con éxito hasta nuestros días.

De las carreteras a los teléfonos móviles

En carreteras y autopistas, por ejemplo, la legibilidad es clave. Los conductores deben ser capaces de reconocer y leer señales importantes en unas pocas fracciones de segundo. De modo que se busca la legibilidad ante todo. Las tipografías usadas en esa señalética tienen rasgos uniformes y limpios, aptos para leerse también en negativo y en condiciones meteorológicas adversas. Por ejemplo, en Alemania llevan usando la tipografía DIN 1451 desde 1936. En el Reino Unido utilizan la Transport, que data de 1957. En España usamos una combinación de una llamada Autopista para las principales vías y otra llamada Carretera Convencional. Esta última en algunas ocasiones se sustituye por la Helvética por su similitud.